Saltar al contenido
ENDOMETRIO

Endometriosis, Embarazo e Infertilidad: Lo que Necesitas Saber

Si tienes endometriosis, probablemente te preguntes: “¿Cómo puede afectar mi capacidad de quedar embarazada?” Esta es una buena pregunta. La respuesta simple es que; puede hacer más difícil para que puedas quedar embarazada.

Los estudios encuentran que aproximadamente el 21 a 44 por ciento de las mujeres infértiles tienen endometriosis, pero sólo el 4 al 22 por ciento de las mujeres fértiles. Lo que no sabemos, sin embargo, es si es la propia endometriosis que afecta la capacidad de una mujer para quedar embarazada, o alguna otra cosa en el medio. Tampoco quiere decir que no pueden quedar embarazadas.

He aquí una breve reseña de lo que sabemos, lo que pensamos que podría estar pasando, y qué pasos puede tomar para quedar embarazada y tener un embarazo y un bebé saludables.

¿Tener endometriosis te hará menos fértil?

Como se ha señalado antes, es posible. Existe alguna evidencia de que las mujeres con endometriosis mínima o leve son menos fértiles que otras mujeres. Ciertamente, los investigadores vieron esto en un estudio realizado con babuinos, nuestro primo animal más cercano. Además, vemos que mientras peor es la endometriosis, peor es la tasa de fecundidad en las mujeres. Incluso vemos esto en las mujeres que se someten a la inseminación artificial, en la que el esperma se coloca directamente en el útero, donde tiene la mejor oportunidad de reunirse con un huevo.

¿Qué hay detrás de la relación entre los problemas de fertilidad y la endometriosis?

No estamos seguros. Una teoría que está recibiendo gran cantidad de atención sugiere que puede estar relacionada con una condición inmunológica subyacente, que aumenta la inflamación. La inflamación es causada, en parte, por productos químicos llamados citoquinas, liberados cuando el sistema inmune trata de solucionar un problema. El tejido endometrial fuera del útero es, sin duda, uno de los problemas. Y, de hecho, estudios encuentran mayores niveles de citoquinas en el líquido dentro del peritoneo, que encierra los órganos gastrointestinales y reproductivos.

Otros estudios sugieren que los altos niveles de citoquinas pueden afectar negativamente no sólo la fertilidad, sino el resultado del embarazo y la salud de los embriones. Las citocinas también pueden afectar la salud de sus óvulos, con estudios que encuentran que las mujeres con endometriosis tienen más problemas relacionados con su capacidad para producir óvulos sanos que las que no. Los óvulos poco saludables son mucho menos propensos a conducir a un embarazo, incluso si un espermatozoide llega a ellos.

La teoría inflamatoria también recibe el apoyo de los estudios de babuinos, que encontraron que la endometriosis, y la infertilidad relacionada con la endometriosis mejoran cuando los animales recibieron tratamiento anti-inflamatorio. Los estudios realizados en mujeres se centran ahora en los beneficios potenciales de los medicamentos anti-inflamatorios para el tratamiento de la endometriosis.

Complicaciones y riesgos que provocan la infertilidad

En la mayoría de los casos, no se entiende por qué es más difícil para las mujeres con endometriosis queden embarazadas. Pero la excepción a esta regla es cuando la endometriosis es lo suficientemente grave como para causar daño a uno o más de los órganos que intervienen en la concepción. Por ejemplo, si los ovarios están cubiertos de gruesas adherencias, el óvulo no puede desprenderse del ovario para ser fecundado. Del mismo modo, si los ovarios o trompas de Falopio están atrapados en lugares anormales por adherencias, el óvulo recién liberado puede no ser capaz de “encontrar” la entrada de la trompa de Falopio.

Se han propuesto muchas teorías para explicar por qué es más difícil que las mujeres con endometriosis puedan concebir, sin embargo, hasta ahora, ninguna ha sido probada. Algunas de las teorías incluyen factores como:

  • Adherencias pélvicas que inhiben el movimiento del óvulo por la trompa de Falopio.
  • Óvulos de mala calidad. 
  • Productos químicos producidos por la endometriosis y que inhiben el movimiento del óvulo por la trompa de Falopio. 
  • Inflamación en la pelvis causada por la endometriosis que estimula la producción de células que atacan a los espermatozoides y acortan su vida útil. 
  • La liberación de los óvulos en períodos irregulares, es decir, que no ocurre cada mes. A esto se le conoce como anovulación y también puede ocurrir en las mujeres sin endometriosis.

¿Puedes pasar por técnicas de reproducción asistida, como la fecundación in vitro si tienes endometriosis?

Por supuesto. De hecho, la IVF y las técnicas similares ofrecen una muy buena opción para las mujeres con endometriosis. Sin embargo, debes saber que las tasas de éxito de la FIV en mujeres con endometriosis son casi la mitad de las de las mujeres con otras causas de su infertilidad.

En un estudio australiano que implicaba a 3.895 mujeres con endometriosis, el 54% de las mujeres que intentaron quedar embarazadas no tuvo éxito en los primeros 12 meses, sin embargo, el 70% de ellas llegó a tener al menos un hijo.

Este estudio incluyó a mujeres que trataron de concebir en la década de 1970 y antes, cuando no estaban disponibles las técnicas de reproducción asistida o eran menos exitosas que en la actualidad. Por lo tanto, la cifra de 70% no debe ser subestimada.

Al igual que con toda la conexión entre la fertilidad/endometriosis, sin embargo, todavía no sabemos exactamente que está detrás de estas tasas de éxito más bajas. Un punto brillante en esta área (aunque la investigación aún es preliminar) viene con la inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI). En este procedimiento, un solo espermatozoide se inyecta en el óvulo, entonces el embrión resultante se implanta en el útero. Dos estudios sugieren tasas de éxito en mujeres con endometriosis, similares a los de las mujeres sin la condición.

Inseminación intrauterina

La inseminación intrauterina es un tratamiento que se utiliza para ayudar a las mujeres que no pueden quedar embarazadas. Se trata de una inyección artificial de esperma perteneciente a la pareja o un donante, dentro del útero de la mujer.

La inseminación intrauterina puede implicar la hiperestimulación ovárica controlada, que es un tratamiento que utiliza medicamentos hormonales para estimular los ovarios para que produzcan más óvulos.

Los principales medicamentos hormonales utilizados para la hiperestimulación ovárica controlada son el citrato de clomifeno, vendido como Clomid, Serophene, Milophene, o la hormona artificial estimulante, vendida como Gonal-F, Puregon, Menogon, Menopur.

Las tasas de embarazo logrados por las mujeres con endometriosis mínima o leve que se someten a la inseminación intrauterina con el esperma de su pareja o de un donante, son más bajas que las de las mujeres sin problemas de fertilidad. Un estudio realizado determinó que la tasa de éxito de la inseminación en mujeres con endometriosis es aproximadamente la mitad de la de otras mujeres.

Sin embargo, las mujeres con endometriosis mínima que se someten a la inseminación intrauterina y la hiperestimulación ovárica controlada son más propensas a concebir que las que tratan concebir sin tal ayuda. Además, la estimulación de los ovarios con la hormona artificial estimulante ofrece tasas de embarazo más altas que la estimulación con citrato de clomifeno.

Las investigaciones también indican que si no se ha concebido después de 3 o 4 ciclos de inseminación intrauterina, es muy poco probable lograrlo con más ciclos de tratamiento. En esos casos, por lo general se recomienda interrumpir el tratamiento o probar otro, como la fecundación in vitro.

Para obtener más información sobre el tratamiento de inseminación intrauterina, consulte a su centro de tratamiento de la infertilidad local.

Inseminación in vitro

La inseminación in vitro es otro tratamiento que se puede utilizar para ayudar a las mujeres que no lograr quedar embarazadas, sobre todo si las trompas de la mujer no están funcionando correctamente, si la pareja también es estéril o si otros tratamientos no han tenido éxito.

Existe un considerable debate acerca de cómo deben tratarse los grandes endometriomas ováricos en mujeres con infertilidad asociada a la endometriosis. Al parecer, dejar los endometriomas ováricos en su lugar no parece afectar el éxito del tratamiento de la inseminación in vitro. Los estudios indican que, si bien la cirugía para extirpar un endometrioma puede causar un menor número de óvulos obtenidos durante este proceso de inseminación, no parecer afectar las tasas de embarazos resultantes.

De todas formas, se recomienda que antes de de comenzar el tratamiento de inseminación in vitro, se eliminen todos los endometriomas mayores de 4 cm de diámetro mediante una laparoscopia.

La eliminación de los endometriomas ováricos no solo permite que se reduzca el malestar, los dolores y que un patólogo pueda confirmar el diagnóstico de la endometriosis, sino que también puede hacer que el ovario sea más sensible a la hiperestimulación ovárica controlada, que sea más fácil para el ginecólogo recoger los folículos ováricos, puede reducir el riesgo de infección después de la recolección de óvulos, así como reducir el riesgo de contaminar el medio de cultivo de los  óvulos.

Lamentablemente, la eliminación de los endometriomas también puede provocar la eliminación de parte del tejido ovárico adyacente, incluyendo algunos folículos (óvulos potenciales). Esto puede conducir a la disminución o pérdida de la función ovárica, sobre todo en mujeres que se han sometido a cirugías anteriores. Por lo tanto, la decisión de eliminar un endometrioma se debe considerar cuidadosamente dependiendo de las circunstancias particulares.

Las estadísticas sobre las tasas de embarazo mediante la inseminación in vitro son contradictorias. Una revisión sistemática de los estudios investigativos indica que las tasas de embarazo con dicha técninca en mujeres con endometriosis son aproximadamente un tercio más bajas que las de mujeres cuya infertilidad es el resultado de daños en las trompas.

Entonces, ¿qué debes hacer si quieres tener un bebé?

Comience temprano. Aunque no tenemos estudios que lo demuestran en las mujeres con endometriosis, sí sabemos que las mujeres en general son mucho más propensas a quedar embarazadas cuando están en sus veintes que cuando están en sus años treinta y cuarenta. Puesto que ya sabes que tienes un mayor riesgo de problemas de fertilidad que una mujer sin endometriosis, deseas apilar tiempo en tu favor. Eso significa formar una familia más temprano que tarde.

También céntrese en su salud en general. Una mujer que mantiene un peso saludable, consume una dieta saludable rica en frutas, verduras y granos enteros, y hace ejercicio regularmente, tiene un cuerpo preparado para nutrir un embrión. También le recomiendo que consulte a un especialista en infertilidad lo más pronto posible en su búsqueda de tener un niño. Si has estado tratando durante seis meses, y el palo todavía no se ha vuelto rosa, haga una cita.

No hay evidencia de que la endometriosis ni sus tratamientos provoquen abortos involuntarios repetidamente.

El tratamiento hormonal contra la infertilidad en casos de endometriosis

Para casos de endometriosis mínima-leve: En las mujeres con endometriosis leve, los medicamentos hormonales no son un tratamiento eficaz para tratar la infertilidad asociada a dicha enfermedad, debido a que ninguno de los medicamentos conduce a mejores tasas de embarazo. Por lo tanto, no deben ser utilizados para mejorar la fertilidad en las mujeres con endometriosis mínima.

Para casos de endometriosis moderada-severa: En relación a las mujeres con endometriosis un poco más grave, tampoco existen evidencias que demuestren que los tratamientos hormonales son eficaces contra la infertilidad. Por lo tanto no se deben utilizar con estos fines.

Tratamiento quirúrgico contra la infertilidad en casos de endometriosis

La cirugía para la infertilidad relacionada con la endometriosis tiene como objetivo eliminar cualquier endometriosis y adherencias presentes. Si la endometriosis ha dañado alguno de los órganos, o como resultado ellos están atrapados en posiciones anormales, la cirugía también tratará de reparar el daño y restaurar la anatomía de los órganos tanto como sea posible.

Para casos de endometriosis mínima-leve: En las mujeres con endometriosis mínima, la cirugía laparoscópica es un tratamiento eficaz para la infertilidad asociada a la enfermedad, ya que conduce a mejores tasas de embarazo.

Para casos de endometriosis moderada-severa: Existen estudios bien diseñados que han analizado el efecto de la cirugía sobre las tasas de embarazo en las mujeres con endometriosis moderada o grave. Tres de ellos parecen sugerir que las mujeres con endometriosis grave tienen menos probabilidades de quedar embarazadas después de la cirugía que las mujeres con endometriosis leve o moderada. Al contrario, otros creen que en estos casos, las mujeres obtienen mayores probabilidades de embarazo con la cirugía.

Endometriomas ováricos, Endometriosis e infertilidad

Existe un considerable debate acerca de cómo deben tratarse los grandes endometriomas ováricos en mujeres con infertilidad asociada a la endometriosis. Los tres tratamientos principales son:

  • Drenaje del endometrioma 
  • Drenaje y coagulación del endometrioma (se quema el revestimiento)
  • Extirpación del endometrioma  

Varios estudios indican que la escisión de grandes endometriomas con más de 4 cm de diámetro, conduce a un aumento de las tasas de embarazo y la disminución de las tasas de recurrencia, en comparación con el drenaje y la coagulación del endometrioma.

La eliminación de un endometrioma ovárico permite que el diagnóstico de la endometriosis sea confirmado por un patólogo y puede reducir el dolor y las molestias. Sin embargo, este proceso también puede provocar la eliminación de parte del tejido ovárico adyacente, incluyendo algunos folículos (óvulos potenciales). Algo así puede conducir a la disminución o pérdida de la función ovárica, sobre todo en mujeres que se han sometido a cirugías anteriores.

Se recomienda que las mujeres consideren cuidadosamente la situación antes de tomar la decisión de eliminar, o no, un endometrioma.