Saltar al contenido
ENDOMETRIO

Todo sobre la Cirugía Laparoscópica para la Endometriosis

La laparoscopia es el procedimiento más común que se utiliza para diagnosticar y eliminar la endometriosis de leve a moderada. En lugar de realizar una gran incisión abdominal, el cirujano inserta un instrumento de visualización iluminado llamado laparoscopio a través de una pequeña incisión. Si se necesita un mejor acceso, entonces se realizan una o dos incisiones más pequeñas para insertar otros instrumentos quirúrgicos.

Este procedimiento se utiliza normalmente para el control y el tratamiento de:

  • La endometriosis severa y el tejido cicatrizal que interfiere con órganos internos, como el intestino o la vejiga.
  • El dolor de la endometriosis que ha continuado o reaparecido después de la terapia hormonal.
  • El dolor de la endometriosis severa.
  • Un quiste de endometriosis en un ovario (endometrioma).
  • La endometriosis como posible causa de la infertilidad.

Si su médico le recomienda una laparoscopia, será para:

  • Examinar los órganos internos en busca de signos de endometriosis y otros problemas. Esta es la única vía disponible para diagnosticar la endometriosis con certeza. Un diagnóstico “sin endometriosis” nunca es totalmente seguro pues, los crecimientos pueden ser pequeños o estar ocultos a la vista del cirujano.
  • Retirar los implantes visibles de endometriosis y tejido cicatricial que puedan estar causando dolor o infertilidad. Si se encuentra un quiste de endometriosis creciendo en un ovario (endometrioma), es probable que también sea eliminado.

El procedimiento de laparoscopia

Se aconseja no comer ni beber durante al menos 8 horas antes de una laparoscopia. La laparoscopia se realiza generalmente bajo anestesia general, aunque en otros casos el paciente puede permanecer despierto si recibe anestesia local o raquídea.

Procedimiento laparoscópico

Para el procedimiento, el abdomen debe ser inflado con gas (dióxido de carbono u óxido nitroso) para que los órganos se separen de la pared abdominal y el cirujano pueda ver con claridad. Luego se inserta el laparoscopio a través de una pequeña incisión y se examinan los órganos internos. En caso de ser necesario se realizan incisiones adicionales para insertar instrumentos que garantizan una mejor visualización. El procedimiento generalmente dura de 30 a 45 minutos.

Para eliminar los implantes de endometriosis o el tejido cicatricial, el cirujano puede usar varias técnicas, incluyendo el corte y eliminación de tejido (escisión), la destrucción con un rayo láser o con corriente eléctrica (electrocauterización). Al finalizar se cierran las incisiones abdominales con un par de puntos de sutura. Por lo general queda poca o ninguna cicatriz.

¿Qué esperar después de la cirugía laparoscópica?

La laparoscopia generalmente se hace en un centro ambulatorio, pero a veces se requiere la hospitalización por 1 día. Probablemente seas capaz de volver a tus actividades normales en 1 semana o un poco más.

¿Cuándo puede no ser necesaria la laparoscopia?

Observar directamente los órganos de la pelvis es la única manera de confirmar si se tiene endometriosis. Pero esto no siempre es necesario, ya que muchas veces cuando se sospecha de endometriosis se prescribe la terapia hormonal.

¿Qué tan bien funciona?

Alivio del dolor

Al igual que la terapia hormonal, esta cirugía alivia el dolor de la endometriosis en la mayoría de las mujeres. Sin embargo no garantiza resultados duraderos. Algunos estudios han demostrado que:

  • La mayoría de las mujeres reportan alivio del dolor en los primeros meses después de la cirugía.
  • Muchas mujeres experimentan la reaparición de los síntomas dentro de 2 años después de la cirugía.

Algunos estudios sugieren que el uso de la terapia hormonal después de la cirugía puede prolongar el período libre de dolor y prevenir el crecimiento de la endometriosis nueva o recurrente.

Esterilidad

Si la infertilidad es la preocupación principal, el médico probablemente utilizará la laparoscopia para buscar y eliminar los síntomas de endometriosis.

  • La investigación no ha demostrado firmemente que eliminar la endometriosis leve mejore los problemas de infertilidad.
  • En los casos de endometriosis moderada a severa, la cirugía sí mejora las posibilidades de embarazo.
  • En algunos casos graves, un especialista en fertilidad puede recomendar el uso de la fertilización in vitro y evitar la extirpación quirúrgica de la endometriosis.

Después de la laparoscopia, los próximos pasos dependen de la gravedad de la endometriosis y la edad de la mujer. Si es mayor de 35 años, la calidad de los óvulos disminuye y el riesgo de aborto espontáneo aumenta con cada año que pasa. En ese caso, el médico puede recomendar el tratamiento de la infertilidad mediante fármacos, inseminación o fertilización in vitro. Si es menor de 35, se recomienda considerar la posibilidad de concebir sin tratamiento de infertilidad.

Endometriomas

Existen varias maneras de tratar quirúrgicamente un endometrioma, incluyendo el drenaje, el corte de una sección o su eliminación por completo (cistectomía). Cualquiera de estos tratamientos trae alivio del dolor en la mayoría de los casos, pero no siempre es así. En particular, la cistectomía ofrece más probabilidades de alivio duradero, evita que el endometrioma vuelva a crecer y la necesidad de otra cirugía.

Riesgos de la laparoscopia en casos de endometriosis

Las complicaciones de esta cirugía son raras, pero si se presentan pueden incluir:

  • Infección pélvica
  • Hemorragia no controlada que requiere una mayor incisión abdominal (laparotomía) para detener el sangrado.
  • La formación de tejido cicatricial (adherencia) después de la cirugía.
  • Daños en los intestinos, la vejiga o los uréteres.

De cualquier forma los beneficios de la cirugía laparoscópica en comparación con la cirugía abdominal abierta incluyen menos trauma en el tejido y la cicatrización de incisiones más pequeñas, además de ser un procedimiento ambulatorio o requerir una breve estancia hospitalaria y un tiempo de recuperación más corto.

La habilidad del cirujano es crítica cuando la cirugía se realiza para tratar la endometriosis que está causando infertilidad. La fertilización in vitro, una técnica de reproducción asistida, es una alternativa a la cirugía para corregir la infertilidad causada por endometriosis.

Fuentes y referencias del artículo: