Síndrome de Asherman: diagnóstico y tratamiento

Es un síndrome en el que las cicatrices de la cavidad intrauterina causan anomalías en el sangrado menstrual, infertilidad, pérdida recurrente del embarazo y otras complicaciones del embarazo. La extensión de la cicatrización se correlaciona con el riesgo de sufrir estas complicaciones, sin embargo, algunas mujeres presentan un mínimo de cicatrices, poca o ninguna anomalía en su menstruación y de igual forma pueden enfrentan una situación riesgosa.


El primer paso para establecer el diagnóstico de tal síndrome es el mantenimiento de un alto índice de sospecha. Es sorprendente, por ejemplo, la frecuencia con la que algunas mujeres sufren la pérdida recurrente del embarazo y nunca se percatan de los eventos específicos que rodean dicha situación ni de las complicaciones relacionadas con embarazos o pérdidas anteriores.

Es obvio que, si un paciente tiene ausencia total de sangrado menstrual, una historia de algún procedimiento intrauterino o infección, y su ovulación documentada, el diagnóstico puede ser más fácil de determinar. 01_uteroNo obstante, como no todos los pacientes de Asherman presentan la manifestación más extrema de la situación, y dado que el ultrasonido por sí solo no es capaz de ayudar a establecer el diagnóstico en estas circunstancias, en muchos casos la persona es infra-diagnosticada, o al menos el diagnóstico se obtiene con retraso.

De vez en cuando, el diagnóstico se puede hacer usando la sonohisterografía, en la que se utiliza fluido para distender la cavidad uterina mientras se realiza un ultrasonido, o por histerosalpingografía, en la que un colorante radiopaco se introduce en el útero para delinear su contorno, pero el método más eficiente fiable es la histeroscopia, en la que se visualiza directamente la cavidad uterina, con ayuda de un instrumento especial que proporciona luz y magnificación.

Aunque el tratamiento para el síndrome de Asherman ha tenido diversos enfoques, el éxito del tratamiento se basa en la descomposición de las adherencias y la restauración en cierto grado de la apariencia normal y el funcionamiento del endometrio. El estándar de oro en la actualidad consiste en la extirpación quirúrgica de las adherencias bajo visión directa, mediante la histeroscopia quirúrgica. El éxito aquí depende de la experiencia y habilidad del cirujano, ya que en los casos más graves el procedimiento puede ser bastante difícil. Incluso en manos expertas, el riesgo de recurrencia del tejido de cicatriz después de la operación inicial es muy alto y muchos cirujanos tratan de minimizar este riesgo evitando técnicas quirúrgicas, por ejemplo, la electrocauterización, que promueven la cicatrización posterior.

A pesar de todas estas precauciones, la recurrencia de las adherencias es muy común y el éxito en términos de restauración de la fertilidad, es relativamente bajo. El logro de un embarazo en estos casos depende del éxito de la lisis de las adherencias, el grado en que un endometrio normal puede ser restaurado, el daño hecho al útero por el procedimiento en sí mismo y, finalmente, el área de implantación de un embarazo posterior. Incluso si se produce la concepción, no se garantiza un buen resultado. Probablemente no más de un tercio de las mujeres con adherencias moderadas o graves tendrán un embarazo exitoso, y de ellas, existe un mayor riesgo de incompetencia cervical, restricción del crecimiento intrauterino, muerte fetal (temprana y tardía), placenta adherida o placenta previa, parto prematuro, preeclampsia, parto por cesárea, ruptura uterina, hemorragias y la práctica de la histerectomía.

libro-salud-reprodIMPORTANTE: Descarga completamente GRATIS nuestro libro electrónico; "La salud reproductiva femenina y su relación con el medio ambiente". Después de leer este libro serás capaz de comprender y reconocer:

  • Los mecanismos por los cuales los tóxicos ambientales pueden afectar la reproducción femenina.
  • Trastornos de ovario, de útero y de la pubertad.
  • El papel potencial del medio ambiente en el surgimiento de trastornos reproductivos femeninos.